dilluns, 31 d’agost de 2009

ESCUELA SUPERIOR MÚSICA REINA SOFIA



CURS 2009/10 - MADRID

La ESCUELA SUPERIOR DE MÚSICA REINA SOFIA se creó con el objetivo de instituir un centro de enseñanza dispuesto a formar músicos de excelencia. Gracias a la ayuda que han prestado tanto las instituciones públicas como entidades privadas, los alumnos que disfrutan de esta enseñanza personalizada han tenido el privilegio de recibir una educación de elite contando para ello con grandes profesores y artistas destacados dentro del panorama musical internacional.
Como proyecto pedagógico singular, la Escuela se rige por los siguientes principios:
- Máximo nivel del profesorado: La formación de los mejores requiere un claustro del máximo nivel. La Escuela cuenta para este fin con un cuerpo académico compuesto por primeras figuras de reconocido prestigio internacional.
- Libertad de cátedra: La relación entre profesor y alumno de condiciones sobresalientes no puede estar condicionada. Sólo el profesor puede evaluar las necesidades concretas de cada joven artista y guiarle en su difícil formación desde su plena responsabilidad académica.
- Enseñanza personalizada: Para asegurar la relación directa entre alumno y profesor la Escuela Reina Sofía ha limitado el número de alumnos por cátedra que oscila entre 5 y 10, así se ha propiciado la convivencia mediante la creación de una Residencia y un conjunto de servicios comunes donde coinciden profesores y alumnos.
- Excelencia del alumnado: Un esfuerzo económico y académico de estas características sólo tiene sentido si el alumnado reúne las condiciones de talento y disposición necesarias para aprovechar la enseñanza que recibe. Ello exige un sistema de selección muy riguroso -mediante una convocatoria anual de audiciones llevadas a cabo en la Escuela- que descansa sobre los profesores titulares de cátedra, como responsables últimos del rendimiento de los jóvenes músicos.
- Justicia social: La falta de recursos no puede ser un impedimento para que jóvenes de talento reciban una enseñanza de alto nivel. Para solucionar este problema la Fundación Albéniz ha dotado un sistema de becas de matrícula y residencia. En la actualidad el conjunto de los alumnos recibe algún tipo de ayuda, total o parcial, para hacer frente a los gastos correspondientes a su estancia en la Escuela.
- Formación general: Un músico de alto nivel debe recibir una formación general que le permita, desde una sólida técnica, comprender las obras en su sentido más amplio. De este modo los departamentos académicos y de formación complementaria ofrecen una gama muy variada de asignaturas académicas y actividades culturales.
- Experiencia artística: Un músico de excelencia debe formarse también en el escenario, de manera que éste sea una prolongación del aula, acostumbrándose así, desde muy pronto, a asumir la responsabilidad de tocar ante el público. Por ello, la Escuela propicia la realización de más de doscientos conciertos por curso. Tanto en la modalidad de recital, como ofreciendo la posibilidad de actuar como solistas con orquesta o como integrantes de grupos de cámara y de la orquesta de la Escuela.
............................. / ..............................

Refàs amb cura tot un passat que et porta fins on ets ara.
Miquel Martí i Pol

UN NOU CURS, I, UN NOU REPTE,
QUE SEGUR SERÀ MOLT IMPORTANT EN LA MEVA VIDA !

dilluns, 24 d’agost de 2009

VIOLONCHELISTA

Amedeo Modigliani
El violonchelista, 1909
Óleo sobre lienzo. 73 x 60 cm
Colección Abelló

diumenge, 9 d’agost de 2009

L'ART DEL VIOLONCEL


Haig de confessar que l’inconfusible so de les cordes vibrants del violoncel, em commou des de fa molts anys. La impressió de vellutat, de sensualitat, l’elegant austeritat i, tanmateix, l’expressiva i extensa lluminositat de l’instrument me’l fan escoltar, més que cap altre, com si de la veu humana es tractés.
El violoncel, posseeix totes les possibilitats que vol sota les carícies dels intèrprets les riqueses morfològiques del futur llenguatge verbal. Però ens dóna, sobretot, la dimensió més alta de la potència i del virtuosisme que la veu humana no pot, malauradament, abastar. Alhora, el violoncel compleix divinament un dels requisits més envejables “el legato” aquell lligam interromput i infinit de sons successius responsable de la continuïtat d’una i altra frase musical i que només els actors, amb una tècnica respiratòria a tota prova, aconsegueixen sense haver d’agafar l’alè, controlant i dosificant la quantitat d’aire alliberat al moment de l’expiració. El violoncel, instrument sensual per excel·lència, música de l’esperit, em donen la sensació, apaivagant i exaltant a la vegada, d’escoltar milers de personatges subtilment units en una veu homogènia, profunda i brillantment lleugera, una veu flexible, ampla, densa, d’un dolç, intens i infinit vibrato: equilibri perfecte entre el cos i l’esperit. L’estat de gràcia.

dijous, 6 d’agost de 2009

ALFRED SCHNITTKE

EPILOGUE: MÚSICA PARA VIOLONCHELO Y PIANO

El uso que Alfred Schnittke hizo del carácter elegíaco del violonchelo evoca tanto la historia como la tradición musical rusa. Sus obras para este instrumento fueron en gran medida inspiradas por músicos de la talla de Mstislav Rostropovich, Alexander Ivashkin o Natalia Gutman. Rostropvich dijo de Schnittke: ‘Lo abarca todo, es un genio multidimensional. Usó todo aquello que se había inventado antes de él…’, palabras que ilustran a la perfección las obras contenidas en este cd, cuya diversidad estilística refleja las múltiples caras del desarrollo de Schnittke.

Alfred Schnittke (1934-1998)
Sonata No.1 para violonchelo y piano (1978)
Sonata No.2 para violonchelo y piano (1993-94)
Improvisación para violonchelo (1993)
Música Nostálgica para violonchelo y piano (1992)
Epilogue para violonchelo, piano y cinta magnetofónica (1993)
1 CD DDD - TT: 76' 12

dissabte, 1 d’agost de 2009

VIOLONCEL


El plaer estètic, en gran mesura, és el fet d’alliberar-nos durant un instant de qualsevol desig i preocupació en submergir-nos en un estat de pura contemplació; en certa manera ens despullem de nosaltres mateixos, ja no som l’individu que posa la intel·ligència al servei de la voluntat.

Arthur Schopenhauer